“El aliento se convierte en piedra, la piedra en planta; la planta en animal; el animal en hombre; el hombre en espíritu y el espíritu en Dios”.

Helena Blavatsky (1831-1891)

Cada ser es creación de la Mente de Dios, cada ser crea su propio mundo, cada ser puede destruir su mundo y dar origen a un mundo nuevo.

El hombre no es mente, el hombre en su esencia es conciencia pura de verdad y sabiduría.

Acceder a su registro Akáshiko es ponerle memorias a su olvido.

La sesión de lectura del Registro Akáshiko personal hace viajar en el tiempo y el espacio, para lo cual se hará un recorrido por la energía e información que quedó plasmada en el akasha a través de las vidas o encarnaciones.

La sesión a través de video conferencia dura aproximadamente 2 horas.