DIOSAS COMO SÍMBOLOS DE ENERGÍA BIOLÓGICA

Excita a tu Diosa Interior

Excitar a tu Diosa, es invitarla a un encuentro para que se ponga en movimiento y revele su grandeza.

Se trata de emprender un viaje interno, es el comienzo de un camino iniciático, que empieza como todo proceso escalar,  por el reconocimiento físico, trasciende hacia templar el espíritu guerrero, para culminar con el acompañamiento de la Gran Diosa, al acceso de la revelación de la Diosa personal.

La Diosa Madre es la luz que se proyecta en todas las Diosas Hijas, cada una tendrá su potestad y brillo particular, pero llevaran características comunes como la feminidad, el honor, el poder, la fortaleza, la nutrición, la compasión, y la sabiduría.

Si una mujer, logra identificar cada célula suya en femenino, y puede amarla y venerarla, acortara el  viaje circular hacia su esencia. Venerar a su Diosa totémica interna a través del ritual del amor es la única devoción que debe existir.

Comprender qué; el planeta, los seres de todos sus reinos, las estrellas, la galaxia y sus esferas, son parte del cielo interno, es crucial al momento de ritualizar el amor propio.

Tomar conciencia de que la unidad de los universos habita pluri-potencialmente en el núcleo del corazón y pugna por manifestarse de manera expansiva para erigir su propio universo a imagen y semejanza, hace que la mujer reconecte con su naturaleza creadora. Considerando que, cada mujer es ying y yang, femenina y masculina, al alquimizar mágicamente estas dos fuerzas se convierte en una indefectiblemente Diosa.

Oír la palabra de la Diosa Madre Cósmica, o el eco que resuena en el propio corazón, es la misma cosa. Todo es la misma manifestación, afuera y adentro. Por eso, la mujer que se eleva en autoconocimiento al nivel de Diosa, reconoce a otras mujeres, honra a otras mujeres, empodera a otras mujeres, fortalece a otras mujeres,  nutre a otras mujeres,  es compasiva con otras mujeres, y en la medida de sus posibilidades transmite lo que es ella, y enseña lo que sabe aún a riesgo de equivocarse. Ella es una Diosa, porque conoce y domina en su perfección las leyes del Universo.

¡Despierta a tu Diosa!, purifica, nutre y celebra tu esencia cósmica femenina.

Editado en Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

Fecha de edición: Mayo de 2014.

Idioma: Español

ISBN: 978-987-1631-43-8

Formato: PDF – 89 Pag.