Por Rosana Garcia Torrelles

Canalizar es desear conectarse conscientemente con la sabiduría inmensa de nuestra alma.

Quien canaliza puede sintonizar con otros reinos, otros planos, las bibliotecas individuales de los seres o con la fuente directa o campo unificado de conciencia o plano de conciencia vibracional del alma universal, que es el espacio sutil donde moran las memorias de información de las almas y de toda la creación.

Esta conexión tendrá diferentes formas de manifestarse (palabras audibles, visiones,  sensaciones, intuiciones,  emociones). Pero siempre develará la información que sea necesaria y suficiente para las prioridades de ese momento, y estará en relación con la comprensión del momento álmico.

Al canalizar potenciamos nuestra capacidad de iluminación porque accedemos directamente desde nuestro espíritu a nuestra esencia divina desde el espacio creativo de superior de consciencia.

A saber es que; el espíritu existe con o sin consciencia de sí mismo. El espíritu se expresa en cada pensamiento, palabra, sentimiento, emocione, acto o cosas que naturalmente se hacen en el diario vivir.

Ser consciente no es ser más espiritual, sino es ser sólo un poco más consciente.

Y esa consciencia es que hace que esa información que se recibe sea interpretada solo desde la verdad. Dejando de lado los vicios del ego y los errores y desvíos de la personalidad.

¿Cómo es eso de canalizar desde Registros Akáshikos?

Cuando se canaliza desde los Registros Akáshikos, la persona se dirige a través su intención plasmada en una oración,  y va directamente a la información del campo unificado de conciencia o memoria universal del alma.

Pero también, una canalización puede estar dirigida o asistida por: ángeles, guías y seres de luz, quienes ofician de intermediarios  y protectores que conducen y acercan la información disponible en ese momento.

¿Quiénes son los seres de luz?

Todo ser de luz claro es un ser no encarnado físicamente. Son evolutivamente superiores y se abocan a acompañar a las personas en el propio, individual e intransferible proceso de aprendizaje álmico, a través de cada encarnación. Estos seres de luz pueden ser: ángeles, arcángeles, guías, seres de otros reinos, etc.

Toda persona (encarnada o no) posee una horda de seres de luz acompañándolo (por ejemplo) durante su estadía en el Planeta escuela que es la Tierra.

Aunque, el más conocido es el Ángel de la guarda, también está el Ángel Solar, y hay más seres de luz que escoltan el avance evolutivo de los individuos pero siempre sin interferir en el proceso, ya que les está prohibido por Ley de Evolución.

Cuando se canaliza se sintoniza con estos seres de luz, ellos asisten (dado que es su deber) y por emanación de su energía abren portales de luz para que la información sea más directa y comprensible.

Deja un comentario