Por Rosana Garcia Torrelles

Lunes 19 de septiembre de 2022 a las 13.05h, hora local de Ciudad de México, un sismo de 7,6 grados sacudió el centro de México en el aniversario de dos grandes sismos. Al igual que ocurrió en 1985 y 2017, un fuerte sismo sacudió México este 19 de septiembre causando la muerte en esta ocasión de al menos dos personas.

En el marco de este aniversario, de sismos anteriores, y a pocos minutos de que había concluido el simulacro nacional de sismos 2022, establecido para las 12.19h, el lunes 19 de septiembre, suena la alerta sísmica en Ciudad de México y otros lugares del país. Entre confusión, desconcierto e incertidumbre la población desconcertada se enfrenta a un nuevo terremoto.

Haciendo historia

El día jueves 19 de septiembre de 1985 a las 07:17 de México la ciudad se sacudió con un sismo de magnitud 8,1 de la escala Richter. El movimiento de la tierra (con epicentro en el océano Pacífico) azotó durante alrededor de 4 minutos a la zona centro de la ciudad, provocó daños materiales perjuicios severos en cientos de edificios, y causó la lamentable muerte de miles de personas.

El martes 19 de septiembre de 2017, a las 11:00 horas de México se realizó un mega simulacro por terremotos, por lo que se activó, en la Ciudad de México, la alerta sísmica mediante un amplio sistema de altavoces. Decenas de edificios públicos fueron desalojados en una acción que tiene como objetivo: fomentar la cultura de la prevención sísmica entre los habitantes de la Ciudad de México.

Entre las actividades del Servicio Sismológico Nacional Mexicano se contempla la divulgación de alertas sobre sismos hipotéticos con escalas similares al temblor del 85.

Además, cada año el 19 de septiembre el presidente y miembros de su gabinete rinden homenaje a las víctimas a la hora del sismo en el Zócalo, la plaza principal de Ciudad de México, donde están el Palacio Nacional y la Catedral.

Tal como se venía realizando desde hace 32 años todos los 19 de septiembre, esa fecha se destinaba para conmemorar el terremoto de 1985 y concientizar a cerca de los terremotos.

En esta ocasión el presidente de México, Enrique Peña Nieto, encabezó la ceremonia en el Zócalo, diciendo al Ejército: “agradezco su participación, sobre todo a manera de testimoniar su lealtad, su responsabilidad su compromiso, sirva a cada uno de ustedes mi gratitud, mi reconocimiento en nombre de las muchas familias que quedaron damnificadas”.

Finalmente, dos horas más tarde del mismo día (martes 19 de septiembre de 2017), un nuevo sismo arrasa Puebla y todo el sur.

¿Casualidad o causalidad?

La definición de casualidad dice: “causa o fuerza a la que supuestamente se deben hechos y circunstancias imprevistas, especialmente la coincidencia de dos sucesos”.

La definición de causalidad indica: “relación entre causa y efecto. Principio u origen de alguna cosa”.

Ahora bien, parece todo más claro. El terremoto fue causado por la misma población.

Esto sencillamente se debe a que; como para todas las creaciones humanas, se necesita de: pensamiento, palabra, obra y emoción.

Y cuando todo eso está alineado en coherencia en los planos superiores solo se tiene que esperar poco para que se densifique o materialice.

Lo que claramente la población de México realizó durante 32 años, fue un rito de conmemoración y recreación. Sépase que un rito es una costumbre o acto que se repite siempre de forma invariable.

Además como la Ley de atracción funciona atrae situaciones afines. Todo funciono tal lo previsto como un enorme imán.

Con lo cual; se tenía:

1)    Una conmemoración, una mente unificada, un pensamiento colectivo dominante.

2)    Un propósito, idea, intención, donde todos pusieron su atención en este caso: los terremotos.

3)    Un recordatorio, de recordar palabra que viene del latín «recordari «, que quiere decir; formado de nuevo, y cordis (corazón), es decir, la poblacion dio forma a una idea y pasaron por el corazón los mismos sentimientos que en la ocasión anterior. Y sostuvieron con un elevado nivel de intensidad emocional acompañando al pensamiento colectivo.

4)    Además tenían, una convocatoria, (léase también con-boca), un lema, logo o discurso que les proponía “participar”.

5)    Y una inducción a una acción, que era el simulacro que los invitaba a recrear o actuar.

Es decir, una fórmula perfecta para atraer una situación real.

Esto demuestra que los seres humanos de manera invariable, individual o colectivamente provocan los sucesos y circunstancias de su existencia.

Ahora bien, si se ven ciertos efectos, es urgente reconsiderar; cómo, los seres humanos provocan las cosas.  Por lo tanto, es necesario re-utilizar el gran potencial creador para vivir en un mundo mejor, que sea más parecido a un  paraíso libre de todo sufrimiento.

Ya lo decia desde2017: http://luzaura.blogspot.com/2017/10/como-se-atrae-un-terremoto.html

Namasté, mi alma saluda a tu alma.

Para cualquier consulta, sesión individual o taller de aprendizaje, comunícate a:

http://luzaura.blogspot.com.ar

www.facebook.com/centroholisticoluzaura

www.luzaura.com

https://www.instagram.com/centroholisticoluzaura/

https://www.youtube.com/channel/UCYAx-D7OD2ZSRPzEGTlCaCw

Cel: (02317)15 510708, Ciudad de 9 de Julio. Buenos Aires.