Por Rosana Garcia Torrelles

El vocablo amuleto deviene del latín amuletum significando actual según la Real Academia es: objeto pequeño que se lleva encima, al que se atribuye la virtud de alejar el mal o propiciar el bien.

Su primera referencia histórica la dio Plinio el Viejo en su obra Naturalis Historia.

Y talismán según su significado contemporáneo es un objeto, a veces con figura o inscripción, al que se atribuyen virtudes sobrenaturales.

Es una palabra antigua que proviene del árabe tilasm que se relaciona con un  conjuro, encantamiento, del persa ṭelesmāt y a su vez del griego τέλεσμα teleo, telesma o telein, que significa: consagrado, completo, consumación.  Se relaciona con iniciar a alguien en el misterio o ritos religiosos.

De antiguos papiros mágicos, salen las diferencias aplicadas al ámbito religioso y ritual, a saber:

Téleō, es el acto de finalización o consumación. Es realizar un rito o cumplir con una ceremonia de iniciación mistérica.

Telestḗ, es en sí misma la ceremonia iniciática o mistérica.

Telestḗr o telestḗs, es el sacerdote iniciador, que en femenino seria teléstria.

Telesmós, es la propia ceremonia de consagración.

Con el tiempo teletḗ pasa a ser telestḗ, y alude al rito mágico. Y telé  pasó a ser el acto de consagrar o dotar de poderes a un objeto mágico, usualmente un amuleto.

Telesma fue referenciado en plural con el sentido de: consagraciones mágicas en ritos, indicados puntualmente en los Misterios de Eleusis: “Ἄξια μὲν οὖν νυκτὸς τὰ τελέσματα καὶ πυρὸς”.

Remite a pensar en el Thelema,  una práctica desarrollada ampliamente por Aleister Crowley (1875-1947), desde la fundación de su propia Religión neopagana. Que se basada en las máximas “haz tu voluntad: será toda la ley”, y “el amor es la ley, amor bajo voluntad”.

El talismán árabe claramente era un objeto mágico; con símbolos mágicos o ṭilsam. Estos podían ser nombres de dios, ángeles, o figuras arquetípicas ya que se consideraba que el objeto en cuestión, a través del acto de consagración adquiría una capacidad específica, por ejemplo de proteger a su portador.

Retomando el tema de amuletos y talismanes, hay que diferenciar amuleto de talismán.

Un amuleto puede ser un objeto natural que se puede portar o llevar encima, como ser un anillo o colgante, y que se le atribuyen propiedades aunque estarán “dormidas”  si no se lo consagra para un acto mágico.

Los talismanes son objetos que pueden ser naturales o figuras o inscripciones minuciosamente ideadas, fabricadas o construidas por alguien, para un propósito específico mediante una consagración. Generalmente la finalidad es producir un efecto apotropaico al dotar a ese objeto con poderes mágicos.

Un dato curioso cuenta que el tutor de los  emperadores Geta y Caracalla, y conocido médico del Siglo I, Serenus Sammonicus, recomendaba para los enfermos de malaria, usar la palabra abracadabra en forma de triángulo invertido y a manera de talismán. Se creía que escribiendo letra a letra la dolencia iría remitiendo.

ABRACADABRA

ABRACADABR

ABRACADAB

ABRACADA

ABRACAD

ABRACA

ABRAC

ABRA

ABR

AB

A

Con el correr del tiempo la aplicación de este talismán se popularizó entre los gnósticos, que lo empezaron a usar para desgracias en general.

Pero se reconoce haberlo usado abiertamente en 1665 durante la peste bubónica que asolo el área de Derby. La conocida Gran plaga que se llevó infinidad de vidas, castigó Inglaterra sin piedad. Para protegerse los ciudadanos inscribieron este talismán con la mágica abracadabra en las puertas y las paredes de las casas.

Namasté, mi alma saluda y bendice a tu alma.

Para cualquier consulta individual o saber más solicita el Taller online y mucho más en www.luzaura.com Subscríbete a Youtube Canal Luz Aura.

Rosana Garcia Torrelles.

Analista de Sistemas

Maestra de Reiki Usui

Deeksha Giver Oneness

Practitioner de Flores de Bach

Facilitadora en Registros Akáshikos

Especialista en Descodificación

Astromedicina, Numerología y Tarot