Por Rosana Garcia Torrelles       

Desde cerca del siglo V a.C., en el budismo de la India, se conoce la creencia en la reencarnación. Consecuentemente luego se extendió hacia China, Japón, Tíbet, alcanzando a Grecia y a Roma. Así fue pues como se permeó en varios pensamientos filosóficos, algunos de ellos devenidos en cultos religiosos. De allí es que aun muchas personas a lo largo del planeta sostienen necesariamente viable la existencia post mortem, quizás sostenida de los elementos fundamentales de su fe. Es decir, que ay quienes poseen la creencia de una vida sutil luego de la vida física o lo que es lo mismo de un proceso dinámico completo que incorpora a la reencarnación consecutiva, entendida como el hecho de que el alma emigra de un cuerpo nuevo a otro luego de la muerte.

Las idea de la reencarnación dentro de la Biblia

Es necesario recordar también, que todos los pensamientos religiosos en todas las épocas de la humanidad, han considerado la existencia de la vida luego de la muerte.

Aunque pueda sonar extraño a estas alturas, la Iglesia Católica en sus comienzos contemplaba a la reencarnación, está escrito en la Biblia en el Evangelio de San Mateo, y más puntualmente en el versículo 17:12/13, allí dice:

12: Mas os digo que Elías ya vino, y no le conocieron, sino que hicieron con él todo lo que quisieron; así también el Hijo del Hombre padecerá de ellos.

13: Entonces los discípulos comprendieron que les había hablado de Juan el Bautista.

Donde queda muy evidente que Jesús indicaba la resurrección de Elías en Juan el Bautista.

Pero… ¿Cuándo se dejó de considerar a la resurrección en la Iglesia Católica?

En el Segundo Concilio Eclesiástico de la Iglesia, en Constantinopla en el año 553 se declaró la total eliminación de la doctrina de la reencarnación de las enseñanzas cristianas oficiales. Y como consecuencia se declararía como un “anatema” a toda aquella persona que comulgara con la doctrina de reencarnacionista.

Evidentemente  que con el tiempo, las instrucciones originales de los padres fundadores de la Iglesia Cristiana, y por motivaciones más que intencionales, se cambiaron, distorsionaron y establecieron mediante dobles lecturas para que el mensaje no se pudiera decodificar para seguir.

Se cambió así la palabra de reencarnación por resurrección que intrínsecamente es similar. Resurrección viene del verbo resurgo en latin resurrexi, resurrectum  que alude a: declinación, levantarse, alzarse, resurgir, renacer, aludiendo alegóricamente a la trascendencia del hombre. Y asi se fue reestableciendo el pilar de la fe cristiana en que “Jesucristo resucitó”. Aunque queda bien implantada la idea (de reencarnación) dentro de la expresión “la resurrección de la carne, y la vida perdurable”. En fin.

Es decir, que por el año 553 la idea de difundir una sola vida existencial era convenientemente más oportuna, dado que de esa manera se sujetaba a los devotos a pecados (partiendo del pecado original), a un cielo, un purgatorio y a un  infierno, y de esa forma se establecía un nivel de poder por sobre las personas comunes. Claramente, una concepción de vidas sucesivas, haría que no hubiera la necesidad de intermediarios entre la divinidad y la masa.

Es así como se sabe en nuestros días que la Iglesia Católica invalidó de sus bases a la reencarnación y dado que es la iglesia más grande y difundida de la actualidad, más personas en el planeta no creen en la reencarnación respecto de las que si lo consideran.

Las idea de la reencarnación dentro de la ciencia

Independientemente de las apreciaciones y la línea delgada que se puede marcar entre algunas las susceptibilidades, la realidad muestra que también dentro de la ciencia médica, desde hace muchos años que acepta la hipótesis de una vida continua. Es decir, de la transformación de la materia en energía, organizada dentro de ciertos ciclos.

Es sabido que muchos psicólogos y psicoanalistas trabajan con métodos regresivos (terapia regresiva, terapia transpersonal o terapia de vidas pasadas) haciéndose de la relajación profunda como herramienta fundamental, llevan (regresan) a los pacientes a su pasado. De esta manera el paciente es dirigido hacia un estado particularmente inducido y modificado de la consciencia,  desde el cual puede conectarse con el recuerdo de una vida particular o con la que se le manifiesta espontáneamente.

La doctrina de la reencarnación en todos contextos

Por otro lado, están las innumerables experiencias acumuladas  por muchísimos   psíquicos o personas con las percepciones extrasensoriales desarrolladas que naturalmente comprenden el desarrollo de vida luego de una vida, en otros planos de existencia.

Con lo cual la sumatoria de las experiencias individuales, empíricas y canalizaciones (obviamente todo del tipo subjetivo)  demuestran que hay una ley superior que rige los estados de la muerte, la resurrección y la vida.

Innumerables notables de la historia se han pronunciado a favor de esta doctrina. Por ejemplo: Browning, Edison, Emerson, Ford, Goethe, Huxley, Schopenhauer, Shelley, Tennyson, Thoreau, Whitman, Whittier, y la lista es enorme. Eso explica a las claras, el desarrollo de estas personas destacables y su desenvolvimiento frente a la vida.

Namasté, mi alma saluda y bendice a tu alma.

Para una Lectura de Registros Akasikos y acceso a tus vidas pasadas, info al Whatsapp 02317-15-510708. I Consulta www.luzaura.com Subscríbete a Youtube Canal Luz Aura.